Dada la temática abordada en una de las películas que, a partir del próximo 29 de agosto, pasará a formar parte de los estrenos de la cartelera española, sería interesante, antes de conocer detalles del filme, reflexionar acerca de cómo uno puede reaccionar ante una situación límite que atenta con destruir los lazos familiares.

¿Es posible recuperar el tiempo perdido cuando el contacto se retoma luego de varios años de alejamiento? ¿Se puede perdonar cualquier tipo de error con tal de no romper la armonía familiar? ¿Resulta fácil olvidar cuestiones que influyen en el círculo íntimo? ¿Cómo se hace para volver a confiar tras padecer traiciones surgidas del entorno más cercano a uno?

Hace mucho que te quiero

Por supuesto, con estas preguntas no pretendemos armar un debate social, sino brindarles una herramienta que les permita descubrir si estas dudas despiertan el interés de cada uno de ustedes por ver Hace mucho que te quiero, un drama dirigido por Philippe Claudel.

Esta historia protagonizada por Kristin Scott Thomas, Elsa Zylberstein, Serge Hazanavicius y Laurent Grévill, entre otros actores, gira en torno al reencuentro de dos hermanas, Juliette y Léa, quienes vuelven a verse luego de que la primera recuperara su libertad.

Según se desprende del relato, Juliette pasó quince años de su vida en la cárcel, período en el cual sufrió el rechazo de su familia. Ahora es Léa, su hermana menor, quien acepta recibirla en su casa, adonde vive con su marido y dos hijas adoptivas.

En un principio, el reencuentro resulta extraño no sólo por los acontecimientos pasados sino también por la diferencia de edad entre ambas, aunque luego consiguen descubrir cuánto se necesitaban mutuamente. En cuanto al resto de los involucrados, el marido de Léa se muestra disconforme con la decisión de su esposa, mientras que las hijas de la pareja se encuentran encantadas de descubrir a esta desconocida tía.

Citado por el sitio ReQmana, Philippe Claudel reveló que su intención fue plasmar en Hace mucho que te quiero una historia “fuerte y sensible” que invite a la reflexión. En este contexto, el realizador se mostró deseoso de que el público recuerde a esta cinta como a una “película de amor y llena de humanidad” que aborda de manera seria una situación de la vida cotidiana y deja un mensaje “optimista a pesar del punto de partida trágico”.

Hace mucho que te quiero

Ya está todo dicho. Ahora sólo resta esperar al 29 de agosto para que cada uno de los espectadores españoles que se sientan atraídos por este filme, puedan juzgarlo por cuenta propia.

Trailer de Hace mucho que te quiero